The Best Job Listing Theme. Everything you need.

Lorem ipsum dolor sit amet, quo veri iuvaret ex, iusto pericula efficiendi pro id. Te vis labores accusamus.

Top

Dale valor al material digital de tu empresa y protégelo de eventuales fraudes

Dale valor al material digital de tu empresa y protégelo de eventuales fraudes

A veces las pesadillas se hacen realidad y pueden transformarse en una triste experiencia.

¿Te imaginas despertar un día y ver que algunas imágenes grabadas para un comercial de tu empresa, están siendo usadas para promocionar a tu competencia?

Aunque no lo creas, estos casos ocurren y son más de lo que quisiéramos contar. Podemos recordar un caso real de una importante empresa “de transporte de pasajeros”, la que contaba con los servicios externos de un realizador audiovisual. Este profesional fue ganando terreno dentro de esta gran compañía debido a su cercanía, apropiación del lenguaje corporativo y excelentes entregas.

Tanto aumentó el nivel de trabajo para este realizador, que en un momento determinado le ofrecen instalarse con sus equipos en las mismas oficinas del edificio corporativo. Fue así como se le cedió un estacionamiento, credenciales de acceso y casino.

Pasaron alrededor de 3 años en esta situación y en un momento determinado se le comunica a esta persona que sus servicios ya no serán necesarios en la compañía debido a una reestructuración interna. Se le solicita además que libere la oficina que ocupaba, entregue su credencial de acceso, su espacio de estacionamiento y todo el material que había registrado de la empresa.

Devolvió todo, a excepción del material audiovisual grabado, editado y producido por este realizador. Resulta que el profesional se ofendió por su “desvinculación”. Es así como tomó la decisión de no entregar el material audiovisual, amparándose en la Ley de Propiedad Intelectual (Ley 17.336. en sus artículos 19, 20, 25 y 29). Esta legislación precisa que una persona o empresa que no tiene los derechos estipulados en un contrato, no puede exigir que le entreguen el material en bruto a quien los ha realizado.

Así como lo lees. El tema es relevante, por lo que es sustancial que tomes precauciones desde el primer trabajo que realizas con alguna persona o empresa que produzca, registre o maneje tus activos digitales.

Es una acción simple y te puede evitar grandes dolores de cabeza y -por cierto- dinero. Si no tomas acciones podrías no contar con todo ese material, por lo que hay que volver a grabar. Además, si decides hacer una demanda, puede tomar mucho tiempo y recursos económicos, sin la certeza de que ganarás el juicio.

Puedes ir a una notaría y firmar un contrato que estipule claramente que el material bruto y videos finales sean de propiedad de tu empresa. A veces, un simple correo electrónico estableciendo este acuerdo es suficiente, pero no dejes de darle el valor y control a todo el material que tu empresa se merece.

Es importante aprender de la experiencia y no repetir los errores, ya sean nuestros o de los demás. La empresa que nos sirvió de ejemplo aprendió, por lo que decidió renovar sus políticas y procedimientos para prevenir que algo similar le vuelva a suceder.